Considerado uno de los navío más modernos en su tipo, el casco y estructura del BAP Carrasco tiene una clasificación PC-7 en cuanto a capacidades polares. De acuerdo a la Asociación Internacional de Sociedades de Clasificación (IACS, por sus siglas en inglés), los requerimientos unificados para ‘Buques de Clase Polar’ aplican únicamente a navíos fabricados con acero y orientados a misiones de navegación en aguas infestadas por la presencia de hielo. La clasificación ‘rompehielos’ es una anotación adicional que se le asigna a algunas de estos buques con capacidad para operaciones agresivas en aguas heladas, para lo cual – en todo caso – no está pensado el avanzado buque oceanográfico peruano.



El diseño de los buques a los que se le asigna una Clase Polar deben disponer de una forma de casco y sistema de propulsión tales que el navío puede operar de manera independiente y a velocidad continua en condiciones representativas de mar helado. Para los buques con anotación polar PC-6 y PC-7 se les sugiere evitar proas bulbosas y estribos verticales a fin de evitar una restricción para espolonear intencionadamente formaciones de hielo en sus certificados de clasificación.

Al BAP Carrasco se le ha asignado una calificación PC-7 que le permite emprender operaciones continuas en temporadas del verano y otoño antártico ante la presencia de formaciones de hielo delgado, de un año de formación, con inclusiones probables de hielo más antiguo.



El casco de los Buques Polares se divide en áreas que reflejan la magnitud de cargas que se espera tenga que resistir en sus misiones operativas. En la dirección longitudinal deben haber cuatro regiones: Proa, Proa Intermedia, Cuerpo Medio y Popa. La Proa Intermedia, Cuerpo Medio y Popa están a su vez divididos en dirección vertical en Fondo, Bajos y Cinturón de Hielo, cada una con especificaciones técnicas propias. La extensión de cada casco es particular para las Clases Polares PC-1 a PC-4 y otras medidas para las Clase Polares PC-5 a PC-7. 

Para los buques PC-6 y PC-7, los parámetros de carga de hielo son funciones de la forma actual de a proa. Asimismo, las estructuras del buque no directamente sujetas a cargas producto del impacto del hielo marino pueden experimentar cargas inerciales de carga almacenada y equipos como resultado de la interacción entre el buque y el hielo, lo que tiene que ser tomado en cuanto al momento de diseñar el navío.

Según recuerda la Marina de Guerra del Perú, el BAP Carrasco cuenta con la más avanzada tecnología en sistemas y equipos para optimizar los trabajos de investigación cinetífica en las áreas de hidrografía, oceanografía, meteorología marítima, señalización náutica e investigación, monitoreo y prevención de fenómenos naturales en el Mar de Grau.


Fotos: Marina de Guerra del Perú